Noticias

Uso de probióticos en niños: ¿Cuándo deben usarlos?

Los probióticos son bacterias beneficiosas que viven en nuestro intestino, y que administradas en las cantidades adecuadas mejoran la salud general del organismo. Su uso, tanto en niños como en adultos, está cada vez más extendido, pero ¿qué características deben cumplir y cómo deben tomarse?

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, tomados en las cantidades determinadas, ayudan a equilibrar la población de bacterias en el intestino, y a prevenir la expansión de cepas causantes de enfermedades.

Las características fundamentales que los probióticos deben cumplir son tres:

  • No pueden ser perjudiciales para la salud, bajo (casi) ninguna circunstancia.
  • Para que el probiótico pueda influir en los procesos metabólicos o actuar como moduladores de respuestas inmunitarias, deben adherirse correctamente al epitelio intestinal y colonizarlo.
  • Deben existir ensayos clínicos que certifiquen sus propiedades, si bien este criterio puede ser difícil de establecer en muchas ocasiones.

Los probióticos más empleados en la práctica clínica incluyen levaduras (Saccharomyces cerevisiae) y bacterias de diferentes géneros (Lactobacillus, Streptococcus, Enterococcus, Pediococcus, Bifidobacterium, Propionibacterium, Bacillus, Escherichia).

¿Cuándo está indicado su uso?

Diarrea aguda provocada por un virus

Diversas sociedades científicas como la Academia Americana de Pediatría (AAP), La Sociedad Europea de Gastroentorología Pediátrica (ESPGHAN) o la Sociedad Europea de Enfermedades Infecciosas Pediátricas (ESPID), recomiendan el uso de probióticos como tratamiento complementario a la rehidratación oral, pues se ha demostrado que determinadas cepas pueden ayudar a reducir la intensidad y duración de los síntomas.

Diarrea asociada a antibióticos

El uso preventivo de probióticos durante la administración de antibióticos ayudaría a reducir el riesgo de diarrea en un 52%, según un análisis realizado por la ESPGHAN en 2016. Por ello, los pediatras de la AAP también recomiendan su uso.

Enterocolitos necrotizante

La enterocolitis necrotizante es un enfermedad que puede llegar a ser mortal en bebés prematuros, por lo que se han realizado ensayos y metaanálisis enfocados a prevenir su incidencia mediante el uso de probióticos.
En este sentido, la Cochrane Neonatal Review Group recomienda un uso sistemático de probióticos en prematuros, excepto en aquellos de muy bajo peso para la edad gestacional (menos de un kilo) debido a la falta de datos específicos en este grupo de riesgo.
Sin embargo, el Grupo de Nutrición y Metabolismo Neonatal de la NENeo, considera que el uso de probióticos debería tenerse en cuenta también en prematuros por debajo de las 32 semanas o los 1.500 gramos de peso, incluidos los menores de un kilo, si bien este caso debe someterse a una estrecha monitorización.

Enfermedades atópicas

Según explican desde la AEPap, los metaanálisis más recientes parecen coincidir en que el uso de probióticos durante el embarazo y posteriormente en el bebé no tienen ningún efecto en el desarrollo de enfermedades atópicas como el asma, la rinoconjuntivis alérgica y la alergia alimentaria.
Sin embargo, sí parece observarse una reducción en el riesgo de que el bebé desarrolle eccemas. No obstante, los expertos insisten en la poca evidencia de calidad que existe como para recomendar su empleo de forma rutinaria.

Vita Biosa bebida probiótica: ¿Cómo tomarla?

Al ser Vita Biosa un producto líquido  ayuda a crear una mayor absorción en el organismo y a asimilar mejor los alimentos y suplementos que se consumen diariamente. A partir de 0 a 3 meses la madre puede aplicar unas gotas en el pezón al momento de amamantar, de 3 a 12 meses la dosis pasa a ser unas cucharadas de té, posteriormente del primer año a los 3 años pasará a ser una copita o su equivalente a 15 mililitros, por último de los 3 a 12 años la cantidad será una copita y media.

Fuentes: 

https://www.bebesymas.com/salud-infantil/uso-probioticos-ninos-cuando-administrarlos-que-recomiendan-pediatras

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *