Noticias

Probióticos: salud femenina

Los probióticos son microorganismos vivos, los más comunes son los lactobacillus que permiten activar la microbiota intestinal; y en casos de alteraciones de la flora intestinal tiene un efecto de equilibrio. Algunos estudios realizados en los últimos años han logrado evidenciar las bondades de los probióticos en la salud femenina.

La vaginitis y vaginosis son dos de las infecciones vaginales más frecuentes en las mujeres, investigaciones realizadas advierten que la pérdida de lactobacillus aumenta el riesgo de desarrollar infecciones urogenitales como las antes mencionadas. son el segundo motivo de consulta de origen infeccioso en la Atención Primaria de Salud. Se calcula que más del 50% de las mujeres las padecen a lo largo de su vida, y que un tercio de esas se convertirán en recurrentes, si no se toman las medidas necesarias.

¿Cómo ayudan los probióticos a la salud femenina?

Las infecciones urinarias son producidas frecuentemente por gérmenes oportunistas que forman parte de la microbiota autóctona de las personas. Los probióticos ayudan a regular los niveles de microorganismos y eliminan las bacterias que provocan estas patologías.

Los probióticos traen múltiples beneficios para la salud femenina, no solo vaginal sino intestinal. Sin embargo, es importante que la procedencia de estos sea natural, para que no exista ningún tipo de riesgo.

 

¿Las embarazadas pueden tomar probióticos?

 

Los estudios afirman que el uso de productos probióticos durante el embarazo son benéficos tanto para la madre como para él bebe. Puesto que desde el primer al tercer trimestre del embarazo se produce un cambio en la composición de los microorganismos de la vagina que conlleva una disminución de los lactobacilos predominantes, esto puede disponer un sobrecrecimiento de microorganismos anaerobios asociados a la vaginosis bacteriana, situación que incrementa el riesgo de partos pretérminos y abortos espontáneos.

El consumo de probióticos naturales no solo en mujeres en edad fértil, si no en todas las mujeres, son en sí un descubrimiento benéfico que hace querer incluirlos en la dieta diaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *